miércoles, 12 de diciembre de 2012

12-12-12




A pesar de que las muchas tareas que llevo a cabo me impiden escribir de forma regular, esta noche he creído que era muy necesario hacerlo, puesto que estamos en las cimas de un proceso de cambio que culminará de forma muy especial a partir del próximo día 21 de diciembre del 2012.
Pero también se ha hablado mucho de lo que representa la fecha que hoy preside este post:
12-12-12. Sin duda una confirmación numérica de que algo se gesta en los pilares de este mundo, que ve como sus cimientos se diluyen tras el paso de una esfera de múltiples cambios, que desde hace ya muchos meses, todos estamos percibiendo en mayor o menor nivel.
A partir de aquí las profecias se mecen sin cesar, y cada persona se acoge a la suya propia, pero aunque muchas de ellas son formuladas desde puntos de vista muy diversos y en algunos casos contrarios, nadie niega a día de hoy, que el mal llamado " fin del mundo" seguirá siendo uno de los géneros más amados por los directores de películas catastrofistas americanas, porque señores esto no es el final de nada, sino más bien el principio de muchas nuevas cosas que están por llegar...
Y digo esto, porque lo que nos acecha en los meses venideros, no es otra cosa que una renovación muy profunda y espiritual de todos nuestros valores, sentimientos y en definitiva todas aquellas percepciones que nos guiarán a través de nuestra búsqueda interior, para hallar el verdadero sentido de nuestras vidas y la razón por la que estamos aquí, que dista mucho de estudiar alguna que otra carrera, comprar un gran coche y una casa con jardín, donde pasar el resto de nuestras vidas acompañados de infinidad de aparatos y caprichos vacíos de utilidad real, que no necesitamos en absoluto para aquello que en realidad hemos venido a hacer aquí...
Creo que ha llegado el momento de que empecemos a cuestionarnos seriamente si todo el engranaje de nuestra vida nos encamina realmente allí donde queremos llegar, o hacia otros nos quieren conducir.
Yo no se que pensarán ustedes, pero me niego a aceptar que he venido a este mundo para envejecer pensando que quizás tras la muerte me espera una vida mejor, en un mundo mejor que este, pues nuestro mundo es y será aquello que nosotros queramos que sea.
Nuestra actitud en relación a nuestro entorno y hacia todos los seres que lo componen es el reflejo que nosotros mismos proyectamos. Así que si hay tantas cosas que nos desagradan de este planeta, quizás deberíamos empezar a pensar que muchas de ellas las creamos nosotros, y que sólo con desearlo, podemos cambiar todo lo que ven nuestros ojos, para que muchas de esas sombras que ahora parecen empañarnos, dejen ver las primeras luces de un nuevo amanecer...

¿CÓMO DEBEMOS ACTUAR ANTE LOS NUEVOS CAMBIOS?

A razón de todo lo relacionado con esta nueva era de la que todos hablan, también quisiera hacer un apunte que desde hace mucho tiempo me baila en la cabeza.
Es cierto que estamos en un momento infinitamente especial, que debemos tomar desde una perspectiva muy personal y espiritual. Para ello la meditación nos será de gran ayuda, pues la misma nos ayuda a vernos tal como somos y pulir nuestras impurezas a modo de encontrar nuestra verdadera vía, aquella que nos aleja del comportamiento dual y nos muestra un nuevo camino, donde tanto las cosas buenas como las malas son aceptadas por igual, así como nuestra interacción con todas las fuerzas que se mueven a través del universo.
Pero como comentaba con anterioridad cada persona tiene sus propias teorías y aunque muy respetables, el derecho a buscar una alternativa siempre creo debe ser bien recibido.
Por señalar un ejemplo que me ayuda a desarrollar este aspecto, voy a poner el ejemplo de una persona a la que admiro considerablemente, puesto que creo ha sido el faro que muchos barcos necesitaban, para no perderse en medio de la tempestad, que desde hace mucho nos azota. Se trata de Emilio Carrillo, una persona muy especial, que tras tener una experiencia cercana a la muerte, regresó de los límites de la última luz para servir de guía a miles de personas en el camino hacia el despertar de la conciencia.
En su blog, el anunciaba desde hacía mucho tiempo que a partir de una fecha determinada, cesaría en su actividad en la red, retirándose para centrarse  en los nuevos cambios que llegarían durante el último mes del 2012. A raiz de esto he escuchado a muchas personas que comentaban un planteamiento similar al de nuestro amigo Emilio Carrillo, con el que repito me siento muy identificado. Pero no puedo estarme de decir que a pesar de que los nuevos cambios representarán un antes y un después en nuestras vidas, en ningún caso podría abandonar este viejo mundo sin pensar antes en todas las personas que aun caminan ciegas por él, esperando que alguien o algo las despierte de su gran letargo espiritual.

Por ello ahora más que nunca, siento la necesidad de luchar por hacer de este mundo algo digno de observar, un mundo donde las gente empiece a entender la cadena de la vida, como un proceso global que nos afecta en cada uno de nuestros actos. Donde nadie es superior a nadie y todos merecemos las mismas oportunidades...
En mi humilde opinión, creo que ahora más que nunca debemos abrir todos los canales posibles de difusión y difundir a través de los mismos nuevos valores morales, para que todas las personas que por la razón que sea aun no hayan encontrado el camino del despertar, puedan unirse en la construcción de este nuevo mundo, que ahora parece ver esbozados sus primeros trazos. Por que en definitiva podemos vibrar en infinidad de dimensiones, pero mientras un solo ser en este mundo pase hambre o sufra dudo que jo pueda ser plenamente feliz.
Ahora más que nunca se que esta es mi misión en esta vida y no otra, la de darlo todo sin esperar nada a cambio, porque sólo siendo nosotros el cambio, podemos impulsar al resto a que lo sea también, o como Gandhi decía "Se el cambio que quieres ver en el mundo..."

Para terminar este pequeño escrito en motivo de los nuevos tiempos, dejo un clip con uno de los temas que más esperanza a albergado siempre en mi interior, espero lo disfrutéis y os sirva para reflexionar sobre vuestro papel en esta vida.

Sergi G.











No hay comentarios:

Publicar un comentario